PRUEBA 3: MASCOTAS PELIGROSAS (PUNTOS EXTRA)

Como estoy de viaje y no puedo mandaros correos, os voy a proponer la Prueba 3 desde aquí mismo. La contestaréis como siempre, escribiendo, y luego vuestros padres pueden hacerle una foto y mandármela por correo a este sitio: dudosatalentum@gmail.com y las mejores, como siempre, las subiré para que las veamos todos. NO PONGÁIS NOMBRES DE VERDAD, utilizad vuestro pseudónimo, que además molan muchísimo.

Cuando yo era pequeño, como vosotros, llevaba ortodoncia, porque tenía los dientes torcidísimos de arrancármelos para que viniese el Ratoncito Pérez con algún regalito. Mi médico vivía en una ciudad llamada Vigo, y como yo vivo en una gran ciudad, tenía que ir hasta allí en tren.

En uno de los viajes, mi padre me llevó a pasear por el puerto de Vigo, a donde llegaban los barcos desde muchos sitios lejanos y trayendo cosas rarísimas. De uno de ellos que procedía de África, bajaba un señor de tez oscura con un turbante, con una caja blanca entre sus manos. Al pasar nosotros a su lado, la caja se le cayó al suelo y ¡salieron corriendo cinco lagartos enormes! Con gran susto, me quedé mirándolos, y vi que eran muy raros, porque tenían la cabeza muy gorda en comparación con el cuerpo. El señor, viendo mi sorpresa, me dijo:

  • Qué, ¿te gustan los cocodrilos?
  • ¿Eso son cocodrilos? Pues parecen lagartos – dije yo.
  • Los he cogido en la desembocadura del río, donde la madre fue aplastada por una motora. Ahora no sé muy bien qué hacer con ellos…

Yo miré a mi padre, con carita de buena persona, y le sonreí.

  • Papá, ¿no podemos quedarnos al menos con uno?

Y así fue como KOKI se vino a vivir con nosotros. Era tan mono de pequeño…

Al principio, de comer le dábamos media salchicha cortada en lonchitas, pero al mes era ya la salchicha entera. Después le dábamos pollo. Al año, ¡le dábamos 3 pollos para comer!

Tener un cocodrilo de mascota tiene algunos inconvenientes. Por ejemplo, no puedes echarte la siesta en el sofá, porque si mueves el brazo y lo dejas colgando a un lado, te lo puede arrancar de un mordisco sin querer. Además, nuestra vecina tenía un gato pekinés blanco precioso, con el pelito esponjoso… y un día ya no apareció más. Creo que desde la tripa de KOKI a veces se oís un ligero “MIAU” muy sospechoso, pero nunca pudieron demostrarlo. Lavarle los dientes con una escoba era complicadísimo. Partía el palo la mitad de las veces. Además, nadie quería venir a jugar a casa.

Al final, mi madre, cansada de oír a la vecina del gato quejarse y decir cosas como que nuestro KOKI era peligrosillo, lo subió en su camioneta y lo llevó al zoo, donde se casó con una preciosa cocodrila India.

¡Ya nunca me escribe!

 PRUEBA 3

Tenéis que escribir unas diez o doce líneas, con muy buena letra, pensando en qué animal “raro” os gustaría tener de mascota. Contadme cómo le llamaríais, cómo sería, qué haríais para jugar con él en Casa, para pasearle y alimentarlo…

Tenéis que usar un arma muy poderosa que todos tenemos: LA IMAGINACIÓN. Os aseguro que la vuestra es enorme, y sólo tenéis que entrenar.

Daré 3 puntos sólo por contestar, otros 2 puntos por la buena presentación, y entre todos elegiremos la mejor carta y le daremos 3 puntos.

Espero vuestras noticias rápidamente.

Pasadlo bien y leed mucho.

Un saludo de vuestro

 CORNELIUS TENTACULOSUS

Una respuesta a “PRUEBA 3: MASCOTAS PELIGROSAS (PUNTOS EXTRA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s